Archivo para diciembre 2013

Disfruta el momento   Leave a comment

momentos

Disfruta el momento…

Una persona caía por un barranco y se sostuvo de las raíces de un árbol.
Arriba del barranco había un oso inmenso queriendo devorarlo.
El oso mostraba los dientes, babeaba de ansiedad por el plato que tenía delante suyo.
Y abajo, listos para tragarlo cuando cayera, estaban nada más y nada menos que seis tigres tremendamente hambrientos.
Él levantaba la cabeza, miraba hacia arriba y veía el oso. Cuando el otro daba una tregua, oía el rugir de los tiges, próximos a sus pies.
En determinado momento, él miró al costado izquierdo y vio una frutilla roja,linda, reflejando el sol. En un esfuerzo supremo, apoyó su suerpo, sotenido solamente por la mano derecha, y con la izquierda, tomó la frutilla.
Cuando pudo mirarla mejor quedó admirado por su belleza. Entonces llevó la frutilla a la boca y disfrutó su sabor dulce y suculento. Fue un placer supremo comer aquella frutilla tan rica.
Quizá te preguntes: Pero, ¿y el oso? Olvida al oso y ¡come las frutillas!
¿Y los tigres? Mala suerte de los tigres, ¡Come la frutilla!
Siempre existirán osos queriendo comer nuestras cabezas y tigres queriendo arrancar nuestros pies. Eso hace parte de la vida, pero es importante saber comer las frutillas, siempre.
Nosotros no podemos dejar de comerlas sólo porque existen osos y tigres.
Los problemas no impiden a nadie ser feliz.
Come la frutilla, no dejes que ella escape.
Relájate y vive un día a la vez. Los problemas están en la vida de todos,pero la gran verdad es que el mejor momento para ser feliz ¡es ahora!

 

Autor desconocido por mí.

Anuncios

Publicado diciembre 28, 2013 por rosawrosa en Cuentos...

Feliz Navidad !!!   Leave a comment

ositos

Feliz Navidad !!!
 
La vida es en verdad un gran milagro.
Arroja fuera de ella todo el pesimismo, todas las amarguras y a partir de hoy proponte vivir la vida con alegría.
Tu vida de hoy es solamente un destello de tu vida infinita,no es una competencia constante contra nadie, no es la necesidad de mostrarse mejor que,o creerse peor que…
Cada uno tiene diferentes lugares, diferentes metas.
Todos ocupan una pincelada en el cuadro de la Vida,solamente hay que saber cuál es el lugar correcto de uno.
No más angustias, no más críticas, no más acumular penas,disfruta cada momento; proponte vivirlo intensamente,sin el bagaje angustiante de lo que fuera que haya pasado y pon toda tu energía en lo que harás hoy.
Simplemente vive hoy.
El ayer pasó,
el mañana está en manos de Dios…
Pero hoy, hoy es el mejor día de Tu Vida.
Que tengas un hoy grandioso,y ten siempre presente que las semillas de hoy,son los frutos del mañana.
Que el nacimiento de Jesús Niño esté lleno de bendiciones y alegrías para el mejoramiento de tu vida.
Siembra lo mejor de lo que Dios ponga en tus manos,esa será la cosecha que debas levantar mañana.
Agradezco a Dios que te hayas cruzado en mi camino.
 
 
Rosa

Publicado diciembre 23, 2013 por rosawrosa en Uncategorized

Un cuento de Navidad – Raynier Maharaj   Leave a comment

feliznavidad

Un cuento de Navidad

En vísperas de Navidad impera una cálida agitación en todos los hogares del mundo. El sentimiento festivo y la alegría de reunirse con la familia traen a mi memoria una historia que me encanta relatar cada año. Es una historia real, aunque parezca increíble. Y da testimonio de que los milagros pueden ocurrir.
Hace mucho tiempo, un grupo de jóvenes decidió compartir algo de la alegría de la Navidad. Se habían enterado de la existencia de varios niños que pasarían el día de fiesta en el hospital comunitario más cercano. De manera que uno de ellos se disfrazó de Papá Noel, luego compraron varios regalos, los envolvieron y, munidos de sus guitarras y sus dulces voces, se aparecieron por sorpresa en el hospital en la Nochebuena.
Los niños festejaron alborozados la visita de Papá Noel; cuando el grupo de amigos terminó de distribuir los regalos y de cantar sus villancicos, todos los ojos estaban anegados en lágrimas. De ahí en más, los jóvenes decidieron que representarían el papel de Papá Noel cada año.
En la Nochebuena siguiente, incluyeron en su visita a las mujeres internadas en el hospital, y al tercer año la invitación se extendió a algunos niños pobres del vecindario.
En la cuarta Nochebuena, sin embargo, después de realizar la ronda ya habitual, Papá Noel revisó su saco y descubrió que le habían sobrado algunos juguetes. De modo que los amigos se reunieron para deliberar y decidir qué harían con ellos. Alguien mencionó la existencia de un mísero caserío precariamente instalado en las inmediaciones, donde vivían algunas familias terriblemente pobres.
Por lo tanto, el grupo decidió dirigirse allí, pensando que el número de familias llegaría a tres como máximo. Pero cuando treparon la cuesta de la colina, y se encontraron en medio de la desolada extensión -ya era cerca de medianoche-, el consternado grupo pudo ver a gran cantidad de personas alineadas a ambos lados de la calle.
Se trataba de niños; más de treinta niños expectantes. Detrás de ellos no se veían chozas, sino filas y filas de destartaladas instalaciones precarias. Cuando detuvieron el coche en el que iban, los niños se acercaron corriendo, chillando de júbilo. Era evidente que habían estado toda la noche esperando pacientemente la llegada de Papá Noel. Alguien -nadie pudo recordar quién-, les había dicho que él llegaría, aunque nuestro Papá Noel había decidido hacerlo sólo algunos minutos antes.
Todo el mundo quedó desconcertado, excepto el propio Papá Noel. El estaba sencillamente dominado por el pánico. Sabía que no tenía juguetes suficientes para tantos niños. Finalmente, sin querer decepcionarlos, decidió entregar los pocos juguetes que tenía a los mas pequeños. Cuando se terminaran, explicaría lo ocurrido a los más grandes.
De manera que enseguida se encontró trepado sobre el capó de un vehículo, con treinta niños deslumbrantemente aseados y ataviados con sus mejores galas, alineados de menor a mayor, aguardando su turno. A medida que cada niño ansioso se aproximaba, Papá Noel revolvía dentro de su saco con el corazón cargado de temor, anhelando encontrar por lo menos un juguete más para entregar. Y, por algún milagro, encontró uno cada vez que metió la mano en el saco. Finalmente, cada niño recibió su juguete. Papá Noel miró en el interior de su saco, ahora desinflado. Estaba vacío, tan vacío como debería haber estado veinticuatro niños antes.
Lleno de alivio, soltó un jovial “¡Jo, jo!” y se despidió de los niños. Pero cuando estaba a punto de montar en el coche (aparentemente, los renos tenían el día libre), oyó que uno de los niños exclamaba:
-¡Papá Noel, Papá Noel, espera!
Detrás de los matorrales, aparecieron dos niños pequeños, un niño y una niña. Habían estado durmiendo.
El corazón de Papá Noel dio un vuelco. Esta vez estaba seguro de no tener más juguetes. El saco estaba vacío. Pero cuando los niños se acercaron sin aliento, él reunió coraje y volvió a meter la mano en el saco. Y, abracadabra, en él había más regalos.
El grupo de amigos, que actualmente ya son adultos, todavía comentan el milagro de esa mañana de Navidad. Siguen sin encontrarle explicación; sólo pueden decir que aquello realmente sucedió.
¿Que cómo sé de la historia?  Bueno; yo era el Papá Noel.

 


RAYNIER MAHARAJ 

Publicado diciembre 23, 2013 por rosawrosa en Cuentos...

Un sueño de Navidad – Guillermo T.Piedrahita   Leave a comment

navidad

 

Un sueño de Navidad.

La noche tenía un Cielo brillante. Las estrellas habían salido en alegres grupos para iluminarlo y advertir y precisar ante los habitantes de la tierra que era la víspera de la Navidad, por lo que nadie podía tener amarguras, ni peleas, ni guerras. Se acercaba el Nacimiento de Jesús, la mejor noticia que el Mundo iba a recibir por los siglos de los siglos. Era, en cierta forma, el mensaje de paz por los hombres que habían olvidado que muy jóvenes, desde su nacimiento, habían creado un núcleo denominado Familia, que con el paso de los años se estaba desintegrando, con lo cual los grandes valores morales y éticos, dolorosamente, se escabullían.
También ese Cielo tan preciosamente iluminado quería despertar la conciencia de tantos y tantos jóvenes –hombres y mujeres-  sumidos en la más tremenda oscuridad porque una vez, pese a las numerosas advertencias, ingresaron en el mundo de las drogas. Y a muchísimos les costaba salir luego de ellas. Y, generalmente, pasaban a convertirse en delincuentes porque su adicción les obligaba a matar o a robar.
Quería también el Cielo dar una luz de esperanza para  millones de personas víctimas del racismo y la xenofobia, por el color de su piel, por su procedencia, por su condición económica débil, para que tuvieran un hálito de paz y pensaran que un día no muy lejano serían bien recibidos y desaparecerían todas las persecuciones, los malos y despectivos tratos, las mofas y podrían trabajar y establecerse en países que no eran los suyos para ayudar a crear riquezas y poder subsistir decorosamente.
La víspera del Nacimiento del Niño Dios, un Cielo tan resplandeciente, pretendía indicar que todas las religiones eran igualmente respetables y que en nombre de ninguna de ellas se podía incitar al crimen, al terrorismo, a la violencia porque, precisamente Dios, creó al mundo para que la gente se entendiese mediante la palabra, queriendo decir que iban a desaparecer las desigualdades sociales; que los hombres y mujeres de buena voluntad contarían con los recursos indispensables para su supervivencia. Así se conseguiría que la felicidad fuera la norma general que todos contarían con una vivienda digna, con eficientes sistemas de salud y de educación, sin prejuicios sociales ni discriminaciones.
En cada uno de sus reflejos luminosos traía un mensaje específico para que se acabaran las guerras; para que la familia volviera a ser  ese gran núcleo compacto donde predominase el diálogo, como símbolo de unidad; para que nunca más hubiese drogas malignas y se eliminaran para siempre. Para que el blanco, el negro, el amarillo y todas las razas pacíficamente  convivieran ayudándose unas a otras; para que en todo el mundo las diferencias entre los seres humanos encontraran la solución mediante el diálogo.
Pero, desafortunadamente todo era un sueño. Tuve que despertar y encontrarme con  la realidad, con esa cruda realidad, que muchas veces, con gesto dolorido, remueve las entrañas ante tantos hechos dolorosos, tristes, injustos y amargos que se viven a diario.  Durante la noche la lluvia y la tierra se habían entremezclado y el Cielo había estado permanentemente a oscuras. Mi mente había ideado un mundo digno. Un mundo construido para el ser humano. Un mundo, sin embargo, destruido por el propio ser humano, debido a su egoísmo, a no saber alejar de su corazón las malas obras y la cizaña y  por tener abierta su mente y su pensamiento para el mal cerrándole todas sus puertas al bien.
¡Pero, a veces, los sueños se hacen realidad!

Guillermo T.Piedrahita.

 
 

Publicado diciembre 21, 2013 por rosawrosa en Cuentos...

El arbolito de Navidad   Leave a comment

arbol

El Árbol De Navidad

Los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado el “divino Idrasil” o el “dios Odín”. En cada solsticio de invierno, cuando suponían que se renovaba la vida, le rendían un culto especial.
La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol. En torno a este árbol, bailaban y cantaban adorando a su dios.
Cuentan que San Bonifacio, evangelizador de Alemania e Inglaterra, derribó el árbol que representaba al dios Odín, y en el mismo lugar plantó un pino, símbolo del amor perenne de Dios y lo adornó con manzanas y velas, dándole un simbolismo cristiano: las manzanas representaban las tentaciones, el pecado original y los pecados de los hombres; las velas representaban a Cristo, la luz del mundo y la gracia que reciben los hombres que aceptan a Jesús como Salvador. Esta costumbre se difundió por toda Europa en la Edad Media y con las conquistas y migraciones,llegó a América.
Poco a poco, la tradición fue evolucionando: se cambiaron las manzanas por esferas y las velas por focos que representan la alegría y la luz que Jesucristo trajo al mundo.

Las esferas y sus colores, actualmente simbolizan las oraciones que hacemos durante el periodo de Adviento:
azules simbolizan oraciones de arrepentimiento
plateadas, de agradecimiento
doradas, de alabanza
rojas, de petición

Se acostumbra poner una estrella en la punta del pino que representa la fe que debe guiar nuestras vidas.
También se suele adornar con diversas figuras el árbol de Navidad. Éstos representan las buenas acciones y sacrificios, los “regalos” que le daremos a Jesús en la Navidad.
Para aprovechar la tradición: Adornar el árbol de Navidad a lo largo de todo el Adviento, explicando a los niños cada simbolismo. Los niños pueden elaborar sus propias esferas (24 a 28, dependiendo de los días que tenga el Adviento) con una oración o un propósito en cada una. Conforme pasen los días, las van colgando en el árbol de Navidad hasta Nochebuena.

Algo que no debes olvidar

Las tradiciones y costumbres son una manera de hacer presente lo que ocurrió, o lo que se acostumbraba hacer, en tiempos pasados. Son los hechos u obras que se transmiten de una generación a otra de forma oral o escrita. La palabra tradición viene del latín traditio que viene del verbo tradere, que significa entregar. Se podría decir que tradición es lo que nuestros antepasados nos han entregado.

Autor desconocido por mí.

Publicado diciembre 18, 2013 por rosawrosa en Cuentos...

8 de diciembre, día de la Virgen   Leave a comment

Espíritu Navideño

Día de la Virgen. 

8 de diciembre, día de la Virgen y el día que se arma el arbolito para ir preparándonos a la llegada de Navidad. Muchos confundimos el día de Navidad con reuniones familiares, de amigos, las compras de los regalitos y nos olvidamos lo más importante que es el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, nos olvidamos que María entregó a su único hijo para la salvación de la humanidad. Personalmente no entregaría a ninguno de mis hijos para salvar la humanidad, no sé si soy egoísta y me pregunto si vos lo harías, no… no creo tener la santidad y el amor incondicional para entregar a uno de mis hijos como lo hizo María por amor a nosotros. Entonces como no creer en ella qué hizo tan grande sacrificio por todos nosotros.
Hoy le pido a ella que nos envuelva en su manto de amor, que nos llene de luz y de paz universal, que despierte en nosotros el amor al prójimo y la compasión por todos los seres vivos y para los que no tienen voz para defenderse
No sé porque ya no me gustan las fiestas, siento que se perdió el sentido de estos festejos. Cuando era chiquita amaba estos días, eran días en que nos reuníamos toda la familia, los amigos, los vecinos, nos juntábamos en la iglesia, después en la calle a bailar y festejar mezclándonos todos, compartiendo la comida, la bebida y la alegría de estar juntos sin distinción de clases o razas. Hoy en día es tan distinto! Vivimos encerrados por temor a salir a la calle, con las puertas cerradas por miedo a que nos entren y no saquen lo poco que tenemos o nos lastimen, entonces lo que hacemos es saludarnos por teléfono, por mensajitos, por mail o facebook y nos fuimos olvidando de abrazarnos, de tener ese contacto físico de la unión familiar o de amistad y nos estamos olvidando de amar como nos enseñó María y Jesús.
Pero como siempre fui una rebelde, me resisto a entrar en la cadena del desamor, así que hoy me levanté como todos los días, abrí las ventanas, les dí de comer a mis pajaritos que ya estaban en el jardín, a mis pececitos de colores, prendí una velita a mi madre espiritual, saqué las cajas de los adornos navideños y en un ratito impregnada nuevamente con el ” Espíritu Navideño” me voy a poner a armar el arbolito preparándome para la llegada de Nuestro Señor. Me acompañan?

Rosa

Publicado diciembre 8, 2013 por rosawrosa en Uncategorized