Archivo para octubre 2008

Cuando esté triste.   Leave a comment

 
 
 
 
Cuando esté triste.
 
Cuando esté triste, por favor, piensa en mi, piensa en como soy, en lo que entrego, en mi manera sencilla de entender la vida, piensa que mi transparencia es esa gota de agua que a veces es difícil de tener, piensa que cuando sufro mi alma llora sin consuelo alguno, sin la mano que pueda recoger esas lágrimas.
Cuando sienta esos momentos difíciles en que todo se torna oscuro a mi alrededor, cerraré mis ojos, abriré mi alma, y permitiré escuchar a lo lejos el canto de algún pájaro que me esté dando esa señal de vida, esa luz radiante que me permita sostener mi cuerpo ante la sospecha del ahogo.
Cuando esté triste amigos, sentiré muy cerca de mi la lejanía de mis manos, la sutileza de mi voz, el requiebro de una melodía perspicaz infinita que haga bailar a una figura, será la magia de la nada, el don de lo imposible, la maravilla del saber.
Cuando sienta la necesidad de derrumbarme porque ya no pueda más, cuando el dolor traspase las barreras espirituales y emocionales y se convierta en físico, entonces necesitaré tu apoyo, necesitaré un molde para que puedas recoger mis pedazos, entonces sabrás pequeño ángel de la guarda de mi llanto en silencio para el no sufrir de los demás.
Y así, de esta manera podrás ir reconstruyendo mi ser destrozado por el dolor, que tal vez sea un dolor relativo para la humanidad, pero al fin y al cabo, dolor para mí y punto.
Siempre he tratado de comprender, de entender, de dar el consejo que han pedido, de ser la voz que no juzga, que no castiga, de ser esa personita que desea que cada uno esté bien, que seamos sinceros y de buenos sentimientos.
Pero también necesito esa fuerza para mí, esa necesidad de sentir que todo estará más o menos bien, que todo lo que he sembrado con amor tendrá su recompensa tarde o temprano.
Y presiento muy cerca esa gran tristeza, ya la huelo cerca de mi, se atrapará en mi piel, y entonces tendré que tener la fuerza de resurgir de la nada, pero siempre con tu ayuda mi ángel, pues cuando venga la tristeza…,
piensa en mí como algo lindo, sensato y pleno de amor que pasó por tu vida, aunque ni tú te hayas dado cuenta.
Cuantas y cuantas veces es la propia tristeza la que nos dice que pasamos por las vidas de las personas sin que ellas se den cuenta.
Cuando esté triste, por favor, piensa en mi……..
 
Autor desconocido por mí.
 
 
Anuncios

Publicado octubre 28, 2008 por rosawrosa en Revoltijo...

Hundido a mi silencio – Yanira Soundy.   Leave a comment

 
 
HUNDIDO A MI SILENCIO
Me vestiré sin prisa,
mientras tu luz anida
en el gemido de mi pecho,
encadenada a tus surcos,
tus barrancos y tus selvas.
Me vestiré sin prisa con la piel solitaria,
hecha colina virgen y volcán en llamas.
Tendré la sangre en celo
encadenada a tu batalla,
y tú serás vertiente y filo
en el temblor de la mañana.
Mecido en el aroma de una paz frondosa,
beberás hasta el fondo mi conciencia.
Me vestiré sin prisa, absorta frente al agua,
al viento y a las rosas,
en el suspiro invisible que vela mi silencio,
con la alegría en los ojos
y un olor a ritmo y tierra.
Recorreré la ruta de tu cuerpo ya sin miedo,
y tú, ceñido a mí,
te fundirás tormentoso a mi silencio.
Y de nuevo sí…
encadenada a tu campo,
tu estanque y tu redil  celeste,
improvisaré frutales y nidos de espumas.

Después, cuajado de tristeza… me acosarás,
y al pie de mi ventana dolerás entre mis dudas.
Me obligarás a quererte y te querré ,
lejos del río y de la entrega.
 
Yanira Soundy.
 

Publicado octubre 28, 2008 por rosawrosa en Poemas.

No oensemos – Macin Roel   Leave a comment

 
 
 

No Pensemos.
 
Mira amor por la ventana,
y allí me verás seguramente
desde la luna, desde una estrella
esperando simplemente verte.
Aunque no hace falta que abra mis ojos
porque estás permanentemente,
porque no hace falta que digas algo
porque te escucho y te siento con mi mente.
No hace falta que me digas nada,
es extraño, pero esto es cierto,
sólo basta con pensar tu nombre
para sentirte, y que mi mundo deje de estar desierto.
No sé qué nos depara el destino,
pero de hecho disfruto este momento
en el que te tengo, en que
estás conmigo…
no pensemos más por cuánto tiempo!
 
Macin Roel.
 

Publicado octubre 28, 2008 por rosawrosa en Poemas.

Un beso – Miguel A.Arcel   Leave a comment

 
 
 
Un Beso.
 
Un ángel te ha enviado un beso,
 porque siempre se acuerda de ti,
estás en su memoria de estrellas y en su cielo azul de invierno y verano.
Te envia saludos de corazón y mucho amor.
 Quiere que comprendas que aunque la distancia a veces parece grande,
en el mundo de los sentimientos todo está muy cerca…
No existen distancias que separen cuando el amor es verdadero.
Cuando los lazos son cintas brillantes de afecto y
verdad siempre están enlazadas… aún, a través del infinito.
Un ángel te ha enviado un beso porque quiere verte sonreír,
 quiere te pongas la mejor ropa en esta ocasión
y que disfrutes este momento, con tus amigos, con tu familia, con los que te aman tanto.
Quiere que sepas que Dios está en tu casa y siempre ha estado allí,
aunque a veces cueste creerlo.
 
Miguel Angel Arcel.
 

Publicado octubre 28, 2008 por rosawrosa en Poemas.

19 de octubre – Día de la Madre en Argentina – Reencuentros – Ami madre – Rosa.   Leave a comment

 
 
 

Reencuentros.

 

    ¿Te acuerdas mamá, cuando yo era pequeñita y nos cantabas canciones de tierras lejanas en un idioma que no comprendía?

Las historias de castillos alemanes y los relatos de guerra que no eran cuentos. Yo veía rodar lágrimas por tus mejillas  y  tus ojos estaban llenos de tristeza,  por haber tenido que huir de tu país como una paria,  por el solo pecado de haberte enamorado de un polaco.

    ¿Sabes qué mamá? La palabra Guerra y Política tendrían que desaparecer de la faz de la tierra,  para que ningún hombre en su afán de poder y soberbia,  las utilice en su propio beneficio,  como sucedió desde que el mundo es mundo.

Como hija de la guerra,  viví a través de tus relatos, de tus ojos y de la tristeza de papá, que a los quince años fue metido en un camión y nunca más volvió a ver a su familia.  Y la sigo viviendo, porque la guerra me arrebató mis raíces.  Porque no conocí el amor de mis abuelos, tíos, primos.  Porque también tuve que pagar mi cuota…  ¿por qué? 

     ¿Te acuerdas mamá? Nuestra familia,  éramos papá, vos, mis hermanos, yo y nuestros vecinos…  Si, ellos que compartían nuestra orfandad familiar, Recuerdo que nos ayudábamos cuando alguno se enfermaba, cuando alguna chapa del techo se volaba, cuando compartíamos una comida.  No obstante eso, papá, y a pesar de su añoranza,  era feliz aquí. Me acuerdo un día que estaba en la quinta y hacía mucho frío. Él cantaba mientras yo pensaba  ¿por qué estará tan contento cuando hace tanto frío? y  cuando se lo pregunté, me respondió: sos muy pequeñita para entenderme hijita,  pero aquí soy feliz porque soy libre.

¡¡¡Cuántos años tuvieron que pasar mamá,  para que pudiera entender el verdadero significado de la palabra libertad!!!

    ¿Te acuerdas mamá,  los días de fiestas,  cuando envuelta en la bruma del  alcohol nos decías que si tuvieras alas te irías volando a tu país, sólo un instante para verlo y traerte un poquito de calorcito de hogar para compartirlo con tus hijos?

    Un día falleció uno de tus hermanos y te legó un dinero,  que sirvió para que pudieras volver a tu patria… y así lo hicimos,  porque  tu generosidad nos permitió también el viaje a mi hermana y a mí.  Así que después de muchos preparativos, idas y vueltas, pudimos irnos.

    Apenas llegamos al aeropuerto nos estaba esperando el tío Ernst.  Que emoción fue verles las caras,  llorando de alegría a los dos.   Y cuando me vio  por primera vez, fue tan grande su sorpresa,  que se puso a llorar. Cuando te pregunté porque lloraba tanto al verme,  me dijiste que yo era el vivo retrato de la abuela.  Pasados los momentos de confusión, por los  sentimientos encontrados,  nos dispusimos a disfrutar del viaje. Fuimos a conocer la escuela donde hiciste la primaria. Escuela que ayudó a construir el abuelo porque era maestro albañil.  La iglesia,  donde tomaste la primera comunión y te confirmaste. La casa en la que nació mi hermana. La casa de la abuela, en la que permaneció sola hasta el día de su muerte. El castillo de los cuentos,  que eran verdad,  en el que, cuando se congelaba el lago,  patinabas. Y el bosquecito,  en donde te besabas a escondidas con papá. El café,  en donde casi matan un día a  mi padre,  porque él no era de tu propia raza. La calle,  en donde los miércoles,  había feria y  donde la abuela vendía espárragos para ayudarse con su jubilación. Las calles por donde corrías y jugabas a las escondidas…  No recuerdo haberte visto tan feliz, como en esos momentos . Y el día que fuimos a la Selva Negra…. ¿Te acuerdas? anduvimos en trineo y en un momento de descanso te vi  jugando con tu hermano.   Se  tiraban  bolas de nieve como si fueran niños. No recuerdo  haber visto tanta felicidad  en tu rostro…  ¡¡¡Y  yo me complací tanto en ese momento!!!,  que no quería que pasase el tiempo.  ¡¡¡Qué maravilloso fue verlos!!!,  mamá.  Aún hoy,  después de tantos años,  tengo esa imagen grabada en mi retina.

    Casi al final del viaje fuimos al cementerio a visitar a nuestros muertos. Te observaba,  porque temía que te descompusieras,  pero no fue así. Pensé que eras muy fría  porque no vi lágrimas en tus ojos,  mientras mi hermana y yo,  no teníamos consuelo. Y  cuando llegamos a la posada y te pregunté porque no había visto ninguna emoción manifestada,  me contestaste que estuviste esperando durante años ese momento y que allí en el cementerio,  volviste a encontrar la paz que tanto anhelabas, la paz que necesitabas para reconciliarte con tu pasado.

    ¡Qué ironía mamá! Esperaste cuarenta años para volver a sentir calorcito de hogar. Sentir tu origen, tu querida patria, tu terruño y la reencontraste entre tus muertos.  Sin embargo,  yo fui en busca de mis raíces y  no la encontré…  No hubo reencuentro,  porque no hubo pasado… y porque mis raíces ya no estaban allí…

 

Rosa.

 

Publicado octubre 19, 2008 por rosawrosa en Revoltijo...

19 de octubre – Día de la Madre en Argentina – Amis hijos – Rosa   Leave a comment

 
 
 
 

A mis hijos.
 
La verdad es que no porque existe el día de la madre y no el día del hijo, en definitiva, si no tuviéramos hijos tampoco hubiera madres, pero bueno, muchos festejan el día de brujas o el día de los santos inocentes y ni siquiera saben el significado que que esto conlleva.
Pero hoy no quiero hablar de los otros festejos sino del día de la madre y me pongo a pensar si muchas de las llamadas así, tienen idea de lo que significa, muchas olvidaron el dolor del parto, las noches sin dormir, la ansiedad esperando que su hijo llegue de su primer salida, el llanto del desamor de nuestra hija, los logros y las tristezas compartidas y porque no también las desilusiones, porque también nuestros hijos son seres humanos y se equivocan. Ycreo firmemente que para eso estamos las mamás, para acompañarlos y guiarlos durante su infancia hasta que sean adultos y después mirando desde otra perspectiva porque no debemos inmiscuirnos directamente en sus decisiones ya que son ellos los que deciden el camino a seguir.
No entiendo a las mamás que abandonan sus hijos después de haberlos sentido moverse por primera vez en su panza, un movimiento apenas perceptible pero de tal intesidad que uno no puede creer que lleve una vida dentro de su vientre. Como olvidar sus caritas el día que uno los ve por primera vez, la primer sonrisa, el primer llanto,el primer contacto piel a piel después de su nacimiento.Como olvidar su primer dientito, su primera palabra, su primer tropezón. Muchas veces agotada del cansancio, de pelearle a la Vida por ponernos tantas trabas en en camino, queremos como quien dice tirar la toalla, y al ver sólo un gesto de amor de ellos, una pequeña sonrisa basta para seguir, porque tenemos por quien pelear.
Uno no nace siendo madre sino se va haciendo en el camino, es verdad que es algo instintivo y natural en las mujeres, pero durante la educación de nuestros hijos vamos aprendiendo a la par de ellos, nosotras a ser mamás y ellos a ser hijos y durante ese trayecto lo más importante es el amor y la unión que hay entre padres e hijos, amor que hará que ese niño crezca sano, fuerte y preparado para la vida que algún día le tocará afrontar. Todo es un círculo, todo comienza y todo termina, son cíclos de vida y así fuímos hijos, tenemos hijos y ellos a su vez también serán padres. Es una constante en la evolución de la vida misma y sin ella no habría creación.
Deseo para mis hijos lo mejor que la vida les pueda ofrecer, una vida feliz como la que yo tuve junto a ellos, si algún día me necesitan que sepan que estoy incondicionalmente junto a ellos, que no es un sacrificio ser mamá, al contrario, es un placer serlo, que hasta el último instante de mi vida seguiré siendo mamá, tenga la edad que tengan ellos, estoy súper orgullosa de ellos, son lo que más amo en esta vida y si tuviera que cambiar algo no cambiaría absolutamente nada en ellos, porque los amo y los amaré siempre por como son…son mis hijos.
Pame y Luqui…sin ustedes hoy no sería un día de festejo, gracias por estar en mi vida, los ama con todo su corazón…
 
Mamá Rose.
 

Publicado octubre 19, 2008 por rosawrosa en Revoltijo...

Mi tío Poroto – Santiago Varela.   Leave a comment

 
 
Mi tío Poroto.
 
Mi tío Poroto andaba fenómeno hasta que su mujer; mi tía Porota; a instancias de su hija; mi prima Tota; le dijo:
Mirá Poroto; vas a cumplir 70 años; es hora de que vayas a un médico.
¿Y para qué si estoy bárbaro?
Porque la prevención debe hacerse ahora que todavía sos joven – contestó mi tía.
Por este motivo mi tío Poroto fue a consultar al médico.
El médico con buen criterio le mando a hacer exámenes y análisis de todo lo que pudiera hacerse y que la obra social pudiera pagar.
A los quince días el doctor le dijo que estaba bastante bien; pero que había algunos valores en los estudios que había que mejorar. Y ahí no mas le recetó Simgras Grageas, para tener el colesterol lo más bajo posible; Bobex 10 mg. para el corazón; Diabetol Plus; para prevenir la diabetes; Total Vitaminol; complejo vitamínico; Abajopres para la presión; y como en Buenos Aires hay de todos menos buenos aires; Alergicatel; para la alergia. Como los medicamentos eran muchos y había que proteger el estómago; le indicó Omeopancex 20 cápsulas.
Mi tío Poroto fue a la farmacia y cambió allí una parte importante de su jubilación por varias cajitas primorosas de colores variados.
Al tiempo; como no lograba recordar si las pastillas verdes para la alergia las debía tomar antes o después de las cápsulas para el estómago; y si las amarillas para el corazón iban durante o al terminar las comidas; volvió al médico.
Éste; luego de hacerle un pequeño fixture con las ingestas; lo notó un poco alterado y algo contracturado; por lo que le agregó Nervocalm 25 y Aflojex Max.
Esa tarde; cuando entró a la farmacia con las recetas; el farmacéutico y sus empleados hicieron una doble fila para que él pasara por el medio mientras ellos lo aplaudían.
Sin embargo; mi tío; en lugar de estar mejor; estaba cada día peor. Tenía el fixture de todos los remedios en el aparador de la cocina y casi no salía de su casa; porque no pasaba momento del día en que no tuviera que tomar una pastilla.
A la semana el laboratorio fabricante de varios de los medicamentos que él usaba lo nombró "cliente protector" y le regaló un termómetro; un frasco estéril para análisis de orina y una birome con el logo de la empresa.
Mi primo el Toto dedujo que la dirección la tuvieron que sacar de la receta que la farmacia entregó a la Obra Social. Posta.
Tan mala suerte tuvo mi tío Poroto; que a los pocos días se resfrió y mi tía Porota lo hizo acostar como siempre; pero esta vez; además del té con miel; llamó al médico. Éste le dijo que no era nada; pero le recetó Gripedin Dúo y un antibiótico; Sanaxidal 500.
Para colmo mi tío Poroto se puso a leer los prospectos de todos los medicamentos que tomaba y así se enteró de las contraindicaciones; las advertencias; las precauciones; las reacciones adversas; los efectos colaterales y las interacciones medicamentosas. Lo que decía eran cosas terribles. No sólo se podía morir; sino que además podía tener arritmias ventriculares; sangrado anormal; náuseas; hipertensión; insuficiencia renal; parálisis; cólicos abdominales; alteraciones del estado mental y otro montón de cosas espantosas.
Asustadísimo; llamó al médico; quien al verlo le dijo que no tenía que hacer caso de esas cosas porque los laboratorios las ponian por poner.
Doctor; las empresas que ganan mucha plata no ponen cosas por poner.
Bueno; las ponen para cubrirse.
¿ Para cubrirse de qué? – preguntó mi tío.
Para cubrirse por si alguno le hace un juicio.
Si; claro; pero para hacerle un juicio; primero le tuvo que pasar algo. Nadie hace un juicio si no le pasa nada. Digo…  – dijo mi tío.
Bueno… mirado así…
Que es la única forma de mirarlo. Juicio le pueden hacer si al paciente por  bajar el colesterol se le revienta el higado; se le caen los dientes; se queda ciego; impotente; pelado… y después; ya con un poco de suerte; se muere.
Usted exagera; esas cosas que ponen en las prospectos no pasan casi nunca.
¿Casi…? A mí no me interesa que le pasen a muchos; con que me pasen a mí alcanza y sobra… – dijo mi tio Poroto muy nervioso; pese a tomar religiosamente el Nervocalm.
Tranquilo; Don Poroto; no se excite – le dijo el médico mentras le hacía una nueva receta con Antideprezol Forte Supositorios.
En ese tiempo; cada vez que mi tío cobraba la jubilación iba a la farmacia – donde ya lo habían nombrado cliente VIP y le ponían alfombra roja – y la cambiaba íntegra por remedios. Esto lo hacía poner muy mal; razón por la cual el médico le recetaba nuevos e ingeniosos medicamentos.
Pobre mi tío Poroto; llegó un momento en que las horas del dia no le alcanzaban para tomar todas las pastillas; por lo cual ya no dormía; pese a las cápsulas para el insomnio que le habían recetado.
Tan mal se había puesto que un día; haciéndole caso a los prospectos de los remedios; se murió.
Al entierro fueron todos; pero el que más lloraba era el farmacéutico.
Aun hoy mi tia Porota afirma que menos mal que lo mandó al medico a tiempo; porque sino; seguro que se moría antes..
 
Santiago Varela.
 
 

Publicado octubre 18, 2008 por rosawrosa en Un poco de humor...