Una historia cubana – Luís C.Sánchez   Leave a comment

 
 
 
 
Una Historia Cubana.
 
El hijo del hombre más rico del lugar sembró una planta, que después de muchos cuidados dio una flor; flor que, como todas las flores de un día, a poco se marchitó y comenzó a deshojarse.  Y no había terminado de caer el último pétalo cuando su dueño enfermó y quedó postrado en cama.
Entonces el hombre más rico del lugar hizo traer a los mejores médicos del mundo, quienes se aparecieron con elixires que curaban los achaques del riñón, el hígado, los huesos y la sangre; sabios doctores que luego de estudiar el extraño mal del enfermo se dieron por vencidos.  De nada servirían las pócimas a quien ya no quería vivir después de perder lo único que había conseguido por sí mismo.  Y hondamente conmovidos, los médicos se fueron por donde habían llegado.
Entonces el hombre más rico del lugar hizo traer a los mejores jardineros del mundo, aquellos que luego de múltiples injertos, y años de paciencia y dedicación, habían logrado nuevas especies de flores.  Pero de nada sirvió que aparecieran con sus ejemplares únicos a modo de presentes y acompañándolos con los maceteros más espléndidos que imaginarse pudieran.  Ninguna de aquellas flores era la suya; y sin su flor, el niño no quería vivir.
Entonces el hombre más rico del mundo hizo venir a los mejores magos de Oriente y Occidente, quienes se aparecieron con los cofres, los tableros y las cornucopias donde guardaban sus sortilegios.  Pero fue inútil que ante los ojos del enfermo desplegaran los aparatosos mecanismos de su arte… una flor que se deshoja ante los ojos de su dueño ¿cómo puede ser otra vez la misma flor?  Luego todas las demás, incluso las hijas de la magia, no podrían ser más que burdas copias de la suya; sin la cual el niño no quería vivir.
Entonces pasó por el lugar un saltimbanqui.  Pero no un saltimbanqui cualquiera, sino aquel que también había tenido y perdido una flor, quien en cuanto oyó hablar de lo sucedido al niño, llegó a casa del hombre rico y pidió ver al enfermo.
– Pasar puedes – dijo el padre, muy afligido -.  Pero si nada pudieron los sabios doctores, los mejores jardineros y los magos más famosos del mundo, ¿qué podrías conseguir tú, un simple titiritero?
Pero el buen hombre entró y conversó mucho tiempo con el niño que había perdido su flor, tanto, que cuando el alarmado padre mandó que fueran en su busca y expulsaran a tan inoportuno charlatán, ya se había producido la maravilla: niño y saltimbanqui aún conversaban como si el primero nunca hubiera estado enfermo y el segundo fuera su amigo de toda la vida.
En vano el hombre más rico del  lugar le rogó al saltimbanqui pedir lo que quisiera, pues todo cuanto tenía quedaba a disposición suya.
A tan espléndida proposición, el titiritero sólo respondió:
– Si toda tu fortuna de nada te ha valido para comprar la salud de tu hijo, ¿qué puede ofrecerme quien ha demostrado ser más pobre como yo?
Entonces el hombre más rico del lugar, convencido de que el otro decía verdad, sólo se atrevió a preguntarle:
– ¿Qué has hecho para salvar a mi hijo?
Y antes de abandonar la casa, ganar la calle y perderse para siempre en la multitud, el saltimbanqui dijo:
– Convencerlo de que debe cuidar mucho el sitio en donde sigue viva su flor.  Y a la vez que hablaba, puso su mano pálida, delgada y vieja, en la parte del pecho donde todo hombre tiene el corazón.

Luis Caissés Sánchez (Holguín, Cuba, 1951)

 
 
Anuncios

Publicado mayo 10, 2007 por rosawrosa en Cuentos...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: