El ramo de violetas – Hilda Herrera.   1 comment

 
 
 
 
El ramo de violetas.
 
El taconeo enérgico retumbaba en las piedras desiguales de la calle Reconquista, el vestido blanco con encaje entallado al cuerpo y la capelina desentonaban con el trajín desenfrenado del mercado, mozos y criadas deambulaban para arriba y abajo cargando bultos.
María del Carmen aceleraba el paso, no se sentía a gusto ni segura con el ambiente, había tenido que dejar al mozo con el auto en la rambla pues él trafico de carros y mulas era intenso en las cercanías del mercado. 
Su hermana le pedía cada cosa, la había mandado con una misiva para su enamorado, no aceptado por la familia, era una persona de gris pasado, con renombre en el bajo.
Luis Manuel el esposo de María del Carmen era una persona celosa y violenta y a pesar de su amor por él su temor era mayor, el viaje sorpresivo de su conjugue al interior por problemas de ganado de sus múltiples establecimientos la llevo a complacer a los ruegos de su hermana.
Resguardada bajo el toldo de la cigarrería daba vueltas nerviosamente entre sus manos la coqueta sombrilla, con paso cansino se acerca el guapo, una sonrisa socarrona ilumina su rostro, María del Carmen se siente incomoda, trata de apurar él tramite, extiende la diestra con la carta, por un segundo se tocan, al separarse en el hueco de la enguatada mano queda un ramo de violetas con un sugerente mensaje, ´´ para ti amor“.
Con el rostro ardiendo y maldiciendo a su hermana enfila sus pasos hacia la rambla, automáticamente aspira el dulce perfume de las violetas, su hermana quedara emocionada con el ramo, pero ella no se prestara nunca mas para esos menesteres.
Abre la puerta del auto, con la vista fija en el espléndido espectáculo del río, liso, verdiazul inmenso, solo alterado por el vuelo rasante de las gaviotas en busca de comida, una luz brillante y un brutal golpe en el pecho la sorprende, cae como una pluma, como en cámara lenta, la figura de blanco destaca en el gris del empedrado, una rosa roja, brillante va floreciendo en su pecho, una mano grande y ruda recoge el ramo de violetas, lo estruja con fuerza y lo tira, se siente una detonación y un cuerpo cae pesadamente junto al otro, en medio el desecho ramo de violetas.
 
Hilda Herrera.
 
 
 
Anuncios

Publicado febrero 20, 2007 por rosawrosa en Cuentos...

Una respuesta a “El ramo de violetas – Hilda Herrera.

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Que bonito space, lo conoci siguiendo una firma de visitas, y me alegro de averlo echo, bonitas letras, te mando besotes
    http://usuarios.lycos.es/mimundoencontrado/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: