Un desayuno en un bar.   Leave a comment

 
 
                                                                                                                             Jochen van Eden.
 
 
    Un desayuno en un bar.

   
      Sintiendo el sigiloso silbar de las hojas
      Que jugaban al escondite con el viento,
      el amanecer entrando por mi persiana,
      prosiguió mi eterna soledad y sufrimiento.

      Una vez más, sentía que no estabas aquí,
      No ibas a compartir una taza de café,
      Ahogando mis penas en una magdalena
      Cogí el periódico, me senté, y te esperé.

      Oía el chasquido de la lluvia en la calle,
      Sentía tu ausencia en cada gota que caía,
      Me hacía daño, tu huida me lastimaba,
      Pero te quería, y por tanto, resistía.

      Creía en la esperanza, que pronto volverías
      Añoraba las tardes donde el sol moría
      Por abrazar a la luna cuando nos besábamos,
      Su dulce historia de amor, también sucumbía.

      Mientras tanto, sigo tomándome un café
      En el bar de la esquina, miro la lluvia, te espero
      Sueño ese día, en que la luna acaricie y ame al sol,
      Y yo te pueda decir, lo mucho que te quiero

Autor desconocido por mí.    

Publicado enero 31, 2007 por rosawrosa en Poemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: