Palabras que nadan – Silvia A.B.Pérez.   Leave a comment

 
 
 
 
Palabras que nadan.
 
Me he dado cuenta de que a veces
las palabras aprenden a andar.
Viven por años sumergidas en la sangre,
en un mar de lágrimas e incertidumbre,
y tarde o temprano, algunas sobreviven,
se tiran el pellejo al hombro,
se zambullen desde las colinas,
y se tiran a cruzar ríos, mares, lagunas, corazones.
 
Entonces, a los que somos hermanos, hijos, madres, padres
 nos corresponde tener listos los brazos de pescadores,
las toallas para secarles el frío del cuerpo,
las guitarras para alegrarles el cansancio,
el hombro para que se apoyen cuando estén desbastadas
del nadar ese agotante, en las tormentas diarias
de los habitantes de la tierra.
 
Aquí tengo yo toalla, guitarra, hombro, corazón.
Aquí estoy yo lista, con una sonrisa, un capullo de alelí,
o simplemente
con una habilidad para escuchar lo que me dicen,
las palabras hermanas, esas que a veces
aprender a nadar.
 
Silvia Antonia Brandon Perez.
 

Publicado octubre 22, 2006 por rosawrosa en Poemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: