Archivo para marzo 2006

Por si me recuerdas – Martha Josefina   Leave a comment

 
 
 
 
Por si me recuerdas.
 
Tal vez mi recuerdo de pronto te alcance
cuando hasta  tu mente llegue la ternura,
cuando hasta tu alma la nostalgia invada,
por tener de nuevo aquellos momentos
que quizá hoy parecen haber sido un sueño.
 
Y si mi  recuerdo a tu alma toca
busca allá en el cielo esa estrella bella,
y verás que tiene lo puro y lo bueno
que yo te obsequié  al tocar tu vida.
 
Sabemos del error que cometimos,
nos queda solo saber lo que perdimos,
aprendizaje y experiencia sabias
cuando el recuerdo de esos días llegan.
 
Sabemos que el camino verdadero
fué recorrido con mucha conveniencia,
muy disfrazado de valores ciertos
que la mentira destruyó por dentro.
 
Cuando el cristal más fino que tenemos
ha sido roto desde un principio,
por más remiendos que unan sus pedazos
las cicatrices permanentes quedan,
la transparencia destruida es fea.
 
Si, hemos aprendido que el amor encierra
el poder gritarlo desde los tejados,
sabemos muy bien que lo que se esconde
puede ser de todo menos amor cierto.
 
Pido a Dios bendiga cada paso nuestro,
que si El ha olvidado ya nuestros errores,
podamos también olvidar nosotros,
y así continuar cada quien su sino.
 
Mi mejor deseo desde el alma mía
porque logres todo lo que más anhelas
sin egocentrismos sino en caridad
al sentir muy dentro el amor de Dios.
 
Mi mejor deseo desde el corazón,
porque tengas paz basada en verdad,
porque sepas pronto que felicidad
no es desear tener lo que ahora no tienes
sino amar la vida tal como te viene.
 
Martha Josefina.
 
 

Publicado marzo 31, 2006 por rosawrosa en Poemas.

Yira yira – Juan José Mestre.   Leave a comment

 
 
 

Yira yira.

 

Lágrimas que resbalan entre hojas inmóviles de recuerdos, sonrisas contadas con dedos que rasguñan páginas de aquel cuento escrito cada noche, tiernas palabras de hombre bueno, los cuestionamientos de la adolescencia –el pelo largo que no comprendías, Pink Floid que te gustaba pero no tanto-,  ese inmenso lago de reproches que te hacía naufragar en las penumbras de tus años, los desvelos, el inconsciente olvido por recorrer mis sendas y la devoción por Yira yira que nació en mí justo cuando te morías…

 

© Juan José Mestre

 

Publicado marzo 30, 2006 por rosawrosa en Revoltijo...

Yo soy yo.   Leave a comment

 
 
 
Yo soy yo 

En todo el mundo no hay nadie exactamente como yo. Hay personas que tienen algunas partes en que se parecen a mí, pero nadie es idéntico a mí. Por lo tanto, todo lo que sale de mí es auténticamente mío porque yo lo elegí. 
Todo lo mío me pertenece, cuerpo, incluyendo todo lo que éste hace, mi mente incluyendo todos sus pensamientos e ideas, mis ojos, incluyendo las imágenes que perciben, mis sentidos cualesquiera que éstos puedan ser, coraje, alegría, frustraciones, amor, desilusión, excitación, mi boca y todas la palabras que salgan de ella, agradables dulces o bruscas, justas o injustas, mi voz fuerte o suave, y todos mis actos sean éstos para otros o para mi mismo. 
Me pertenecen mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas, mis ternuras, me pertenecen todos mis sufrimientos y éxitos, todos mis fracasos y errores. Porque todo lo mío me pertenece, puedo llegar a familiarizarme íntimamemtne conmigo mismo. Y al hacer esto puedo amarme y aceptarme todas las partes de mi cuerpo. 
Entonces puedo hacer posible que todo lo que me pertenece trabaje para lograr lo mejor para mí. Sé que hay aspectos de mí mismo que me confunden y otros que no conozco. 
Pero mientras me conozca y me ame, puedo buscar valerosamente y con esperanza la solución a mis confusisiones y la forma de conocerme más, la forma como luzca. 
Como suene para los demás, lo que diga o haga, lo que piense y sienta en un momento determinado soy yo, estoy en ese momento. 
Cuando más adelante analice cómo lucia y soñaba, lo que dije he hice y cómo pensé y sentí algo parecerá no encajar. 
Puedo descartar lo que parace no encajar, y coservar lo que si encaja, o idear algo nuevo para reemplezar lo que descarté. 
Puedo ver, oir, sentir, pensar, hablar y actuar, Tengo los instrumentos para sobrevivir para acercarme a los demás, para ser productivo y ser sentido y sacar del mundo las personas o cosas ajenas a mí. 
Me pertenezco; por lo tanto Puedo manejarme 

Yo soy Yo: y Yo estoy bien.

 
Autor desconocido por mí.
 
 

Publicado marzo 30, 2006 por rosawrosa en Revoltijo...

Tres pasiones – Bertrand Russell.   2 comments

 
 
 
Tres pasiones.
 
Tres pasiones,
sencillas pero tremendamente fuertes,
han regido mi vida:
 
 – el deseo de amar y ser amado
– la búsqueda del saber y
– una compasión,
superior a mis fuerzas,
por el sufrimiento de la humanidad …
 
 Estas pasiones, como vientos potentes,
 me han zarandeado de aquí para allá,
 en navegación tortuosa, por el océano
 profundo de la angustia, hasta
 el borde mismo de la desesperación.
                                                           
 Busqué primero el amor, porque trae consigo el éxtasis
(éxtasis tan grande que muchas veces hubiera sacrificado yo
el resto de mi vida por unas pocas horas de gozo). 
 
 Lo busqué, también, porque el amor alivia la soledad
-esa terrible soledad en la que el tembloroso ser que tiene conciencia de sí mismo
se asoma al borde del universo y ve un frío abismo sin fondo y sin vida-.
                                                            
 Y lo busqué, finalmente,
porque en la unión que es amor he visto,
como en mística miniatura, la visión anunciadora
de ese cielo que los santos y los poetas han imaginado. 
 
Eso es lo que busqué y,
aunque parezca quizá demasiado gozo para el hombre,
eso es lo que -al fin- he encontrado.
                                                
 Con el mismo apasionamiento busqué el saber. 
He deseado comprender el corazón del hombre. 
He querido saber por qué brillan las estrellas. 
Y he intentado apoderarme del poder pitagórico
gracias al cual el número triunfa sobre el flujo. 
 
Algo de esto, aunque no mucho, he conseguido.
El amor y el saber, en cuanto me fueron posibles,
me levantaron hacia arriba, hacia los cielos.
                                                      
Pero la compasión me devolvió siempre a la tierra. 
Ecos de gritos de dolor reverberan en mi corazón.
 
Niños hambrientos, víctimas torturadas por opresores,
ancianos inválidos que son sólo una carga odiada para sus hijos,
 y todo ese mundo de soledad, pobreza y sufrimiento
convierte en burla lo que la vida humana debería ser.
                                                         
 Aspiro con toda mi alma a aliviar el mal,
pero no puedo, y sufro. 
 
Esta ha sido mi vida. 
 La juzgo digna de vivirse y,
si se me diera la oportunidad,
volvería a vivirla con gusto.
                        
                       
Bertrand Russell  

 Bertrand Russell, filósofo y matemático inglés (1872-1970), uno de los fundadores de la lógica simbólica, autor de numerosos ensayos (Místicismo y lógica, La conquista de la felicidad, etc.).  [Premio Nobel, 1950]  El párrafo anterior fue extraído de su "Autobiografía".  –  Mont.:  JMS/Caracas.

 

Publicado marzo 30, 2006 por rosawrosa en Revoltijo...

Un día de estos – Juan José Mestre.   Leave a comment

 
 
 
 
Un día de estos.
 
Por esos sortilegios del tiempo espiralado,
nos volveremos a ver seguramente
cuando la verdad huya de su cárcel
de relojes del imperio en decadencia
y las horas no sean necesarias

nos volveremos a ver cuando la luz sea unívoca
la trascendencia el arte cotidiano del espíritu
en el límite justo de lo etéreo

nos volveremos a ver cuando las dimensiones
abran las puertas de lo incorpóreo
a los ojos del mundo en el vórtice extasiado de la paz

nos volveremos a ver cuando los guardianes del tiempo
rediman el regreso de Kinich-Ahau (*)

no desesperes
por esos sortilegios del tiempo espiralado
nos volveremos a ver
un día de estos
hoy o mañana

(*): nombre que los mayas clásicos daban al sol

© Juan José Mestre.

 

Publicado marzo 30, 2006 por rosawrosa en Poemas.

Fin de un sueño – Gioconda Belli.   Leave a comment

 
 
 
 
FIN DE UN SUEÑO.
 
Entre mis dedos se ha quedado un sueño.
Se ha quedado dormido como un tierno.
Apenas alcancé a tocar sus delicadas alas
alistándose para el vuelo.
Apenas si lo sentí llegar en un canto…
No estoy triste por haber soñado.
Estoy triste por toda la arena que se me quedó en las manos
esperando el castillo que habría de surgir
desafiándolo todo:
vientos
mareas
malos augurios de los sacerdotes del tiempo.
Triste estoy
por lo que pudo haber sido.
Porque hubiera podido ser tan hermoso,
(pleno y soleado
arco iris después de las lluvias.
Hubiéramos podido inventar el amor
desde tanta esquina diferente,
irlo haciendo en un modo
nunca visto antes del mundo.
Porque podíamos.
Teníamos la magia,
la fórmula secreta,
el gozo por descubrir alquimias
encerradas en la memoria de la tierra
Pero no tuvimos, amor
las alas amaestradas
que requería nuestro sueño
y nos quedamos allí,
en el umbral del poema,
mirándonos apenas
y sabiendo
que pudo haber nacido
y no lo despertamos a tiempo.
 Gioconda Belli.
 

Publicado marzo 30, 2006 por rosawrosa en Poemas.

Detrás del cortinado – Aclis   Leave a comment

 
 
 
DETRÁS DEL CORTINADO
 
Estoy aquí detrás del cortinado
de una vida sin amor y sin caricias;
he partido, lo sé, me he equivocado,
buscando, del placer, otras delicias.
 
Error no poder ver que ahí estabas
brindándome tu amor que, verdadero,
se mostraba en silencio; no encontrabas
las palabras simples de decir te quiero.
 
Y no lo supe ver, y enloquecida
pensando que en un juego me envolvías,
me marché, y no hubo despedida,
en busca del amor que tú escondías.
 
Mas deja de pensar en tu locura,
la mía fue peor y aún te pienso,
o en la muerte, pues todo tiene cura:
mientras estemos vivos, hay comienzo.
 
Y descorro el telón que nos separa
y te pido perdón por esta huída,
a tus flores les llevo el agua clara
de tanta lágrima que, en vano, fue vertida.
 
Esperame, mi cielo, voy andando,
a reclamar tus besos  y pasión,
esperame… escucha.. voy llegando,
ha que, de amor, nos estalle el corazón.
 
© Aclis.
 

Publicado marzo 30, 2006 por rosawrosa en Poemas.