El jardín de la abuela – Libia Beatriz Carciofetti   Leave a comment

             

 
* * * El jardín de la abuela * * *
 
 
Había malvones , begonia , helechos …
y la hiedra trepando , bordeaba ya el cerco
claveles , jazmines … también pensamientos
coloreaban la tierra , dibujando canteros .
 
Su figura encorvada , por las huellas del tiempo
ganándole al alba , madrugándole al sueño
cual un hada chispeante , de colores intensos
visitaba el jardín , con la magia de un cuento .
 
¡ Buenos días abuela ! saludaban las rosas
¿ como fue tu sueño ? preguntaba el clavel
y la figurita pequeña , encorvada
respondía a todas , con un quedo … ¡ muy bien !.
 
Cuando en las mañanas al jardín llegaba
miraba a los pimpollos con admiración
con sus dedos rugosos por el duro trabajo
apenas rozaba , el pétalo en flor .
 
Con pasos muy lentos , como si se agitara
esta abuela Rosa , con nombre de flor
con amor regaba la planta que triste
el sol maltratara , la tarde anterior .
 
Como por encanto , con un pase de magia
la flor despertaba después del sopor
y la abuela dulce , se internaba dentro
del jardín florido , parte de su amor .
 
Un día … “ una nube “ se posó en los canteros
y el jardín precioso en sombras quedó
la figura pequeña , frágil , encorvada
al rayar el alba , no las visitó .
 
El clavel entonces , preguntó a la rosa
y la hiedra al helecho , ahogada su voz
¿ que le pasa al hada , de los dedos rugosos ?
que no vino a regarnos ¿ ya nos olvidó ?.
 
Pero un rayo potente de luz que cegaba
despejó a  la nube y se oyó una voz
“ una voz muy Rosa “ como era su nombre
desde las alturas al jardín saludó .
 
Anoche queridas … cuando ustedes dormían
” vino un jardinero “ y me podó el corazón .
Con sus brazos amantes y con arrullos muy suaves
me trajo entre sueños a su bella mansión .
 
Por eso no pude despedirme de ustedes
fue en un momento que me arrebató …
y aquí hay tantas flores con tintes hermosos
que viviré eternamente y les pido perdón .
 
Algunas cerraron sus pétalos rojos
otras esquivaron  sus ojos del sol
se hizo un silencio , prolongado
y entonces la dama de noche … bajito lloró .
 
Y así quedo mustio el jardín de la abuela
y las  flores ninguna desprendió su olor
otros pasos siguieron visitando los canteros
pero la tierna abuelita nunca regresó .
 
Libia Beatriz Carciofetti // Argentina
 
 
 
Anuncios

Publicado noviembre 1, 2005 por rosawrosa en Poemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: